Venecia esta dividida en dos.. la mafia es la dueña, en que grupo estas tu?
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» Cielo de papel
Sáb Nov 13, 2010 5:43 pm por Invitado

» Paseando y charlando con Monic
Jue Nov 11, 2010 6:29 pm por Francesca Russo

» ▣ Registro de Avatar ▣
Dom Nov 07, 2010 9:08 pm por Moníc Scoletto

» ▣ Registro de Rangos ▣
Dom Nov 07, 2010 9:08 pm por Moníc Scoletto

» Francesca Russo
Dom Nov 07, 2010 9:02 pm por Moníc Scoletto

» Personajes Predeterminados ::: Familia Russo
Dom Nov 07, 2010 9:00 pm por Moníc Scoletto

» One Second (Normal)
Sáb Nov 06, 2010 11:52 pm por Invitado

» ..Fotitos Bianca..
Vie Nov 05, 2010 11:49 pm por Vito Corleone

» Viejos Tiempos (Dulce osito: Vito)
Vie Nov 05, 2010 11:44 pm por Vito Corleone

staff
Staff Dolce Venezia
Mejores posteadores
Alessia Corleone
 
Ethan Black
 
Adrien Russo
 
Vito Corleone
 
Giorgia Tusenelli
 
Giovanna Pellegrini
 
Moníc Scoletto
 
Bruno Olivera
 
Bianca Filippo
 
Fabianna Hashana
 
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 9 el Sáb Sep 04, 2010 4:45 pm.
Photobucket



Photobucket
Photobucket
..Licencia del Foro..
Licencia de Creative Commons
La Dolce Venezia by La Dolce Venezia is licensed under a Creative Commons Attribution 3.0 Unported License.
Based on a work at la-dolce-venezia.forumn.org.
Permissions beyond the scope of this license may be available at Google

Comparte | 
 

 En mi descanso

Ir abajo 
AutorMensaje
Invitado
Invitado



MensajeTema: En mi descanso    Sáb Sep 04, 2010 1:08 pm

Entré en el lugar cabizbajo, no me encontraba triste ni nada por el estilo, una manía de las mias siempre era andar mirando el suelo, pensativo, en mis cosas y en mis casos, motivo por el cual siempre acababa chocándome contra cualquier persona y teniendo la típica "microconversación" de dos segundos en la que yo pedía perdón y la otra persona me decía que no pasaba nada.
Me senté en la barra mirando mi reloj de muñeca, era mi hora de "descanso" por así decirlo, pues había estado toda la mañana con informes criminalísticos y todo el papeleo que esao conllevaba... malditos delincuentes, no podrían dar descanso a esta ciudad?
Me pedí una clara de limón, algo ligero pues después posiblemente tendría que seguir en la oficina y no quería andar con más dolor de cabeza que el que me provocaban las propias letras ya de por sí. Cuando el camarero trajo aquel vaso cargado más de espuma que de otra cosa, pegué un sorbo y observé con disimulo y cierto aburrimiento el lugar, era extraño, pero en todos los años de servicio en Venecia nunca había experimentado como era el salir a tomar algo con los compañeros de trabajo o cosas de esas... quizás era demasiado serio. Tomé otro trago cogiendo un periódico que parecía no tener dueño y empecé a leer cosas que no fuesen sobre asesinatos o incidentes, ese era mi mundillo día a día y ya estaba más que harto.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: En mi descanso    Sáb Sep 04, 2010 1:20 pm

Ya de plena mañana, sin planes en un principio y sin ganas de hacer mucho más allá, de pasar un buen rato, o distraerme, después de ducharme y dejar mi pelo semi ondulado suelto, pero acomodado sobre mis hombros, me había puesto unos vaqueros ajustados, unos tacones negros y una camiseta a juego con estos también ajustada pero de corte palabra de honor, encima una chaqueta de cuero, bastante mona, la verdad es que era mi preferida y siempre solía ir con ella, nada más salir, me dirigí a la parte donde se encontraban todos los bares y demás, me tomaría una copa y después ya vería, quizás con un poco de suerte recibía una llamada y me daban algo de trabajo, o quizás no, tampoco me importaba, pues no tenía prisa, y pretendía que ese día fuera, un día de relax, quizás podía ir a comprarme algo de ropa nueva, seguía odiando las compras, pero algo de ropa nueva, no iba mal, finalmente escogí un bar tranquilo, entre y me dirigí a la barra, pedí una cerveza y me quede mirando a la nada, aunque de repente alguien estorbo mi calma, cogiendo algo que tenía muy cerca, baje la mirada y observe como alguien tomaba el periódico que había justo a mi lado, cuando alce la vista para decidir si aquello había sido una mala opción, o por lo contrario había tenido suerte, me encontré con un hombre, atractivo, y además, conocido por así decirlo, eso sin duda, le había visto antes, y no precisamente por círculos policiales, por así decirlo sino.. cerca de la familia Russo, para la cual yo trabajaba -Ese periódico tenía dueña..- murmure divertida en un susurro, después solté una risilla y lo observe -Que extraño.. creo que te he visto en algún lugar..- murmure tomando mi cerveza y bebiendo de esta.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: En mi descanso    Sáb Sep 04, 2010 2:44 pm

Estaba leyendo la sección de política cuando de repente un murmuro reclamador me sacó de mi lectura, cosa extraña ya que a estas horas no habría muchos más de 4 caballeros en la sala, diciendo que ese periódico ya tenía dueña, por lo que enseguida alcé la vista clavando mis ojos verdes apagados en una chica rubia, sumamente atractiva y que... me avergonzaba admitirlo, pero la recordaba por sus curvas más que por su cara.
Era una de las "matonas internas" de los Russo, como llamaba a los que iban todo el día pegados al Don, la habría visto un par de veces contadas a lo sumo, pero las suficientes como para acordarme de ella... cosa que deseaba que no fuese mutua, pues era policía y creo recordar que ella me había visto también a mí, por lo que mi papale de "poli corrupto" aumentaría, y ya tenía bastante con lo mio ahora mismo.
-Oh... yo... lo, lo siento no ví a nadie cerca cuando lo cogí y pensé que... enfín, toma.- Me disculpé de modo un tanto patoso, acercándole el periódico empujándolo por la barra hasta que chocó con su antebrazo apoyado en él.
Pero mientras tomaba otro trago d emi clara, su musical risita hizo que alzase de nuevo mi vista hacia ella, intentando no parecer maleducado, pero elevando ambas cejas a la vez para osbervarla intrigado... de qué se reía? -Bueno yo... no, no creo que nos conozcamos.- Mentí ligeramente desviando mi mirada hasta mi copa, incómodo mientras bebía un gran trago esta vez.
Miré el reloj y luego mi copa, rascándome la nuca con la típica manía de no saber que hacer o que decir, no sabía realmente por qué me ponía tan nervioso, sabía que los Russo se mantenderían callados con lo mio mientras yo no diese un paso en falso, pero aun así era algo insitntivo... o eso pensaba.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: En mi descanso    Sáb Sep 04, 2010 3:55 pm

No tardo en reaccionar a mi murmullo, y su respuesta fue alzar la vista, y mirarme atentamente con sus ojos, de un color claro, pero algo apagado, la verdad es que eran hermosos, nunca me había fijado bien en ellos, pues lo que había visto un par de veces había sido su conjunto, y no me había desagradado en absoluto, pero nunca había tenido la posibilidad de entablar conversación con él, note como me miraba, como si recordara, y analizara, todo mi conjunto, que para que mentir era lógico que ya me había visto antes, por la manera que tenia de mirarme, no con curiosidad como si tuviera alguien desconocido delante si no por lo contrario, estaba segura de que era un policía, pero tampoco las tenía todas conmigo, pues lo dicho las dos veces que le había visto, era en el circulo de la familia Russo, y era realmente extraño que un policía, se moviera por ahí, pero bueno ni sabía, ni me interesaba en un principio enterarme de todo eso.
Enseguida se disculpo, por haber cogido el periódico, a lo cual yo simplemente sonreí como respuesta y negué con mi cabeza restándole importancia, ya que lo cierto es que me daba lo mismo, además me había dado la posibilidad de hablar con él, cuando me reí, me miro, de nuevo y alzo las cejas, sin entender suponía, de lo que me reía, entonces me comentó que no creía que nos conociéramos, desvió enseguida la mirada, y no solo sabía que mentía porque yo sí le recordaba, sino por sus gestos, aunque todo podía ser que no se acordara de mí o no se hubiera fijado, pero lo dudaba por sus reacciones, parecía incomodo, miro su reloj, y después bebió de su copa, la verdad es que me había molestado que hubiera dicho que no me conocía, en fin.. peor para él, bebí de mi copa, prácticamente ya terminada y la deje en la barra, después llame al camarero y con un simple gesto le indique que me cobrara ambas cervezas, deslizándole justo después un billete, que había sacado de mi bolsillo, mire de reojo al policía y murmure -Oh.. claro.. seguramente me he equivocado.. que cabeza la mía..!- volví a reírme y le pase el periódico -Todo tuyo- sonreí de forma encantadora y me dirigí hacia la salida, tampoco tenía nada más que hacer allí.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: En mi descanso    Sáb Sep 04, 2010 4:46 pm

Estaba casi seguro al cien por cien de que aquella chica me había reconocido, no sabía su nombre, pero la manera en la que me miraba... mejor dicho me observaba y analizaba, cada movimiento que hacía, y su cara poco expresiva no era por mera curiosidad... entonces no sabía por qué me molestaba en negar lo evidente cuando ella ya estaba segura... eso o era muy buena actriz, que también podía ser, pero una mera actriz no va mirando así a las personas por mera diversión.
Al parecer le molestó el que yo le hubiese mentido... claro, ella no sabía que yo le había mentido, o eso esperaba, mejor dicho a ella le molestó el que no conocerla o al menos haberlo fingido.
Cuando dijo de pagar las dos, pensé que era por que ella había consumido dos cervezas en su estancia, pero al ver que la mía también quedaba pagada y se despidió con una sonrisa que me arrancó una parte de mi sentido de la orientación, y también una sonrisa por parecerme encantadora, intenté detenerla, no supe bien por qué, pero no me salió nada más que un balbuceo...

Dirigí mi vista hacia mi clara, terminándomela para luego ir a alcanzar el periódico, pero al estirar la mano ví que aquel diario de papel no era lo único que allí reposaba.
Una cartera negra, elegante, estaba sobre la silla de la chica, reluciendo con ese metal que lo recubría por algunas zonas, me levanté casi de forma mecánica, como si me hubiesen metido un calambrazo, cogiendo la cartera y saliendo a la calle, divisando la preciosa melena ondulada, y a la vez un poco olvidadiza -Eh!!! espera!.- Exclamé echando a andar a grandes zancadas intentando llamar su atención, aunque como no parecía atender a mis gritos, un tanto avergonzantes, tuve que correr hasta su posición y ofrecerle la cartera cuando tuve contacto físico con ella -Te... te has olvidado esto.- Dije haciendo una pausa en mi frase mientras tomaba aire en mi pecho y la miraba profundamente.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: En mi descanso    Sáb Sep 04, 2010 5:12 pm

Note como cuando me giraba gusto, balbuceo algo, pero yo seguí mi camino, ya que no me conocía supuestamente y si quería algo, pues lógicamente ya lo diría, de momento seguí mi camino hacia la salida, estaba completamente segura de haberle visto antes, y no solo eso, sino con quien, y también creía saber de retirada a que se dedicaba, es decir que era policía, pero claro todo eran rumores, yo jamás había hablado antes con él, y tampoco había preguntado, allí las cosas se resumen en oír, ver y callar, y si tienes que defender, defiendes, tarea fácil y lógica, que yo por mi parte sabía muy bien como llevar, y tampoco era cotilla, por lo que no me interesaba lo mas mínimo lo que pudiera pasar allí dentro.

Me perdí tranquilamente entre mis pensamientos, mientras notaba alguna que otra mirada dirigida hacia mi persona, salí a la calle, y me quede pensativa mientras pensaba, no había caminado mucho cuando escuche una exclamación por parte de un hombre, y la voz creía saber que era la del policía, pero tampoco la había escuchado tantas veces, como para memorizar totalmente su timbre de voz, pero para no parecer una egocéntrica, seguí mi camino, entonces vi que alguien me tendía una cartera, mejor dicho mi cartera, entonces pare en seco, viendo como él murmuraba que me había olvidado esto, la tome haciendo una pequeña mueca de disgusto, -Menuda cabeza la mía..- murmure mas para mí misma que para nadie más, pues encima había quedado fatal por aquel estúpido detalle, aunque la verdad es que me daba lo mismo lo que pensaran de mí, claro que mejor para mí que me hubiera devuelto la cartera con mi documentación, y algo de dinero que había en ella, la guarde en mis bolsillos y lo mire, notando su mirada profunda que por un segundo consiguió cohibirme, aunque enseguida volví a mi personalidad de siempre -Muchas gracias, debería haber tenido más cuidado, te debo una!- murmure de forma bastante mecánica, pero a la vez agradable, pues había sido amable conmigo, le regale una sonrisa y espere a ver su reacción.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: En mi descanso    Sáb Sep 04, 2010 11:01 pm

Alfín conseguí alcanzar a la estilizada chica rubia y tenderle la cartera, la cual pareció darse cuenta de que le estaba hablando a ella, y de que la cartera que le tendía era la suya, esta la cogió diciendo la misma frase que mencionó cuando juré no conocerla, cosa que me apreció en cierrto modo tierno, haciendo que recobrase mi compostura y sonriese de medio lado, aquella chica tenía un encanto especial con las personas, y eso que ninguna desconocida, o entre comillas en este caso, me transmitían absolutamente nada. -No es nada... enserio, tranquila, es uno de mis muchos deberes.- Comenté arqueando una ceja y msotrando una sonrisa que no usaba desde... nunca? por qué demonios había hecho mi sonrisa "encantadora" como la había denominado mi ex... o lo que quisiese que hubiese sido aquella chica de la academia de policía?
Aunque al ver su sonrisa, el nivel de mis cejas se igualaron y mi sonrisa se ensanchó hasta el límite de ser una verdadera sonrisa agradable -Soy Stefano... y lo siento por lo de antes... no quería ser descortés.- Le tendí la mano haciendo una leve inclinación hacia ella, sin llegar a ser reverencia, pero lo suficiente como para demostrar una educación chapada a la antigua, como solían decir.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: En mi descanso    Sáb Sep 04, 2010 11:16 pm

Dijo que no era nada, que estuviera tranquila y que era uno de sus muchos, deberes, me hice la sorprendida y le mire con una sonrisa, mientras veía como el arqueaba una ceja y me sonreía de manera encantadora, la verdad es que nunca le había visto esa sonrisa, aunque tampoco es que le hubiera visto mucho, un par de veces, a lo sumo tres, la verdad es que me parecía un chico de lo más extraño, porque en un principio había negado que nos conociéramos, siquiera de vista, había sido bastante tajante en cuanto a ese asunto, entonces no entendía porque dejaba ahora en evidencia su trabajo pues, no cualquier persona, con cualquier trabajo se encargaría de tratar que las personas no perdieran sus objetos importantes y esas cosas.. no? Lo mire y murmure -Oh.. tus deberes? Enserio?- murmure como si no supiera para nada de que se trataba su oficio.
Por un momento se quedó bastante pensativo, a saber que pensaba pues parecía concentrado en recordar algo, pero tampoco iba a preguntar ni mucho menos, después de que yo le sonriera, de manera bastante agradable, cosa que casi era extraña, pues mi rostro permanecía prácticamente impasible, con la única diferencia de esa sonrisa, la verdad es que no sabía porque pero esta no se borraba de mi rostro, quizás se debía a que él también sonreía y a medida que pasaba el tiempo su sonrisa se ensanchaba más, dejando paso a un rostro todavía más hermoso, acabo por presentarse, diciendo que se llamaba Stefano y que sentía lo de antes, que no quería ser descortés, bueno aquello la verdad que tampoco lo esperaba, vi como me tendía su mano, y se inclinaba un poco, extraño.. sin duda, chapado a la antigua? O simplemente una máscara caballerosa -Me llamo Lya, no importa, todo el mundo puede confundirse, y sin duda yo me he confundido, no tiene mayor importancia- murmure guiñándole un ojo de forma sensual, acompañándolo de una sonrisa, más que nada porque era mi forma normal de actuar, sobre todo cuando no sabía muy bien por donde podía salir la otra persona, entonces mi coraza era de chica fría y a la vez sensual, nada mejor para sacar información y a la vez permanecer distante.
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: En mi descanso    Dom Sep 05, 2010 2:44 pm

La mujer de melena rubia alzó ambas cejas al mismo tiempo haciéndose la sorprendida ante lo que decía, mientras repetí lo de mis deberes y al final se "impresionaba más", en realidad no la culpaba, como podrías actuar si una persona te despachaba de una forma tremendamente borde, incluso para un desconocido, y luego te devolviese la cartera con la excusa o esperanza de entablar una conversación contigo? yo desde luego lo habría hecho peor que ella, por lo que no me quedó más remedio que asentir a su pregunta, aun a pesar de que sabía que era retórica y quedar ocmo un idiota, pero era mi penitencia.
Ambos dos nos quedamos en un silencio casi sepulcral, pero no por ello incómodo, nuestras dos sonrisas parecían ir en competición a ver cual de las dos se ensanchaban más, aunque claro, yo no tomaba aquello como un reto, simplemente me gustaba la forma en la que me sonreía esa chica, ya fuese verdadera o no... pues aun a pesar de la amabilidad de las personas, nunca dejaría de ser desconfiado, y menos si sabía que la persona que tenía delante trabajaba para el Don al que yo servía semiobligado... pero aun así, ella no parecía como el resto de mafiosos, había algo especialmente dulce en ella, y no sabía que era. Me siguió el saludo, cosa que agradecí aliviado, ya que para mí, una de las peores cosas que podían pasarte era el dejarte ocn la mano en alto, como despreciándote.
-Un nombre precioso, Lya.- Concreté volviendo a alzar las cejas, aunque el "momento" si es que había alguno, se vió interrumpido por un joven con Skate, el cual chocó contra mi hombro, y me devolvió los pies a la tierra, más concretamente a la mtiad de la calle, en donde estaba circulando gente, un poco molesta por toparse con dos obstáculos en medio de su travesía -No me hagas caso... pero creo que molestamos.- Fruncí el ceño de forma bromista, empezando a andar e invitándola con un gesto de mano cordial a que me acompañase.
Si, era cierto, odiaba Venecia, todo su crimen, sus mafias... y los policías corruptos, campos en los que me incluía, pero también tenía una belleza singular, y caminar por una calle veneciana, viendo como a pocos metros pasaban góndolas, era algo que me encantaba hacer, fuese a la hora que fuese, como decía siempre "Disfruta de las pequeñas cosas"
Volver arriba Ir abajo
Invitado
Invitado



MensajeTema: Re: En mi descanso    Dom Sep 05, 2010 4:12 pm

A pesar de que ya le había visto por los círculos donde yo me movía, con la familia a la que yo servía, y que parecía ser policía, no me fiaba de él, y de hecho no me lo ponía nada fácil, pues por alguna extraña razón era un hombre, difícil, muy difícil de analizar, cosa que me hacía dudar y me impedía actuar en consecuencia a su personalidad, y como podía actuar, de hecho tampoco entendía del todo porque, me había despachado y por mucho que su deber fuera hacer ese tipo de cosas, luego hubiera corrido detrás de mí, hasta devolverme algo que me pertenecía, extraño en gran medida, casi una locura, nos habíamos quedado quietos en medio de la calzada, mientras la gente pasaba, mirándonos, y sonriéndonos, unas sonrisas que no pegaban mucho con los gestos que ambos hacíamos, pero que de igual modo, no se borraban de nuestros rostros, finalmente después de estrechar su mano, cosa que me había pensado a lo largo de dos rápidos segundos, le dije que mi nombre era Lya, y seguí observándole detenidamente, cuando se lo dije me concreto que era un nombre precioso, alce una ceja sin poder evitarlo pues era algo que realmente no esperaba que comentara.
Mi sonrisa se ensancho y se volvió algo más divertida, de repente un chico que iba con un Skate choco contra el hombro del policía, Stefano, ese era su nombre o almenos eso me había dicho, lógicamente estorbábamos en medio de una calle llena de viandantes, pero la verdad es que me daba lo mismo, aunque claro tampoco estaba muy receptiva a que la gente empezara a chocar contra nosotros, porque paciencia tenía mucho, pero para cierto tipo de cosas, no para grandes estupideces, antes de que pudiera hablar, él puso voz, a lo que seguramente ambos estábamos pensando, y me invito con un gesto a que le siguiera, podría haberle dejado tirado y simplemente seguir mi camino, pues ya tenía lo que me pertenecía y había olvidado y no tenía nada más que hacer allí, pero no, me apetecía saber más cosas del extraño policía, lo mire con una sonrisa y lo seguí rápidamente, esquivando alguna que otra persona que se me cruzaba en el camino -y Bien? Vamos algún sitio en concreto o donde nos lleve el viento?- pregunte mirando hacia el horizonte, girándome levemente para mirarle y sonreírle de nuevo esta vez de manera juguetona, y algo más agradable.
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: En mi descanso    

Volver arriba Ir abajo
 
En mi descanso
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Un descanso para leer (Libre~)
» Un descanso solitario? no lo creo [Naiara Aoi]
» Azotea = Descanso
» ¿El descanso del guerrero?
» The Blue Sky

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
La Dolce Venezia :: ▣ Venezia ▣ :: ▣ Bares de Venezia ▣ :: ▣ Fascinelli ▣-
Cambiar a: